COMO MEDITAR – 1 de 4

Los beneficios de la meditación, seas o no budista, están reconocidos científicamente como beneficiosos para la mente humana, en el sentido de calmar la mente y progresar hacia la estabilidad, la paz mental y la felicidad.

 

Mensaje de SS el Dalai Lama

La Impermanencia

Impermanente significa ‘transitorio’, por lo que un fenómeno impermanente es aquel que es producido y se desintegra momento a momento.
Hay dos clases de impermanencia: burda y sutil. La primera es la que se percibe a través de la percepción sensorial ordinaria –(por ejemplo, el envejecimiento y la muerte)–, y la segunda, la desintegración momento a momento de todos los objeto y personas que se encuentran a nuestro alrededor y por los que sentimos apegos.
Esto es así por mucho que lo “veamos” como permanentes. Esta es una de las grandes fuentes del sufrimiento, percibir como permanentes lo que es intrínsecamente impermanente.

impermanencia

 

 

 

 

 

 

 

La impermanencia es una de las doctrinas esenciales o tres marcas de la existencia en el budismo. El término expresa la idea budista de que toda la existencia condicionada, sin excepción, está en un constante estado de flujo.

Anicca o impermanencia es entendido por los budistas como una de las tres marcas de la existencia, los otros son dukkha y anatta. Todas las cosas en el universo son entendidas por los budistas que se caracteriza por estas tres marcas de la existencia. De acuerdo con la doctrina de la impermanencia, la vida humana encarna este flujo en el proceso de envejecimiento, el ciclo de nacimiento y renacimiento, y en cualquier experiencia de la pérdida. Esto es aplicable a todos los seres y sus alrededores.. El Buda enseñó que debido a que los fenómenos condicionados son impermanentes, el apego a ellos se convierte en la causa de nuestro sufrimiento.

Las implicaciones prácticas de meditación -

Uno de los métodos budistas utilizan para cultivar la conciencia de la verdadera naturaleza de la realidad es el de la meditación Vipassana. La práctica de la meditación Vipassana consiste en el desarrollo de un estado de conciencia por lo que uno es capaz de entender claramente la verdadera naturaleza de la realidad. Aquí, “verdadera naturaleza” se refiere a la comprensión de las tres marcas de la existencia, la verdadera naturaleza de la impermanencia, la verdadera naturaleza de la insatisfacción y la verdadera naturaleza de la insustancialidad. La contemplación de la impermanencia se refiere a ver los fenómenos condicionados surgiendo y pasando y extinguiendose.

 

Porqué perdemos la chispa y la alegría y cómo podemos volver a recuperarla.

En este video Tsoknyi Rimpoché, maestro de la tradición Nyingma y Kagyu, nos habla de porqué perdemos la chispa y la alegría, y comparte con nosotros cómo podemos volver a recuperarla.

Vivir con felicidad es aprender a morir. El momento de conciencia.

Sois  una mujer  joven, o un hombre joven,  y vuestro medico   os anuncia que  os queda  solamente  tres  meses  de vida.  Que  haréis? Perdereis  ese tiempo  en lamentaros, en consumiros en el dolor,  Ia desesperación?  0 bien, estais determinados  a vivir  cada  momento de estos tres meses de una manera profunda?  Para mi, tres meses es mucho.

Hace  una  veintena  de  años,  yo  estaba  entonces  en  Montreal, un joven  se presento a mi y me  dijo  que  no le quedaban  mas  de tres meses de vida. Yo le invite a sentarse  cerca de mipara tomar un te. Amigo, le dije, es preciso beber este te de tal manera  que Ia vida sea posible, y  vivir este momenta juntos de una manera  profunda. Yo le ayude a beber  su  te. Enseguida,   el se  hizo  discípulo   mio  y vivió quince años mas. Entonces, tres  meses es Ia version  del doctor, pero vuestra  version  es bien diferente. Una jornada  es mucho. Si preparais un  picnic  o  pasadia,  quereis  que  sea  un  exito.  Un picnic  dura  una jornada  o una media jornada, pero esto vale Ia pena prepararlo bien, ¿no es cierto?  Un picnic no dura mas que una jornada, pero se puede vivirla  plenamente, con mucha felicidad. Por que  no tres  meses? Vuestra  vida  es una especie de picnic, hay que  prepararla de una  manera  inteligente. Conozco  a  una  persona que  ha pedido  a su maestro, un maestro budista: Maestro, quisiera hacer   un   picnic   con   usted.   El  maestro  estaba   muy   ocupado   y respondió: De  acuerdo, de acuerdo, se hará un  picnic  uno  de  estos dias. Pero paso el tiempo y, cinco anos despues, ese picnic no habia tenido  Iugar. Un dia  que  maestro y  discípulo  habían partido  juntos para    un   asunto    cualquiera,   se   encontraron   atrapados    en    un embotellamiento.   Habia   tanta   gente   en  Ia   calle   que   el   maestro pregunta al discípulo: ¿Que hacen ahi? El discipulo mira y ve que se trata de un entierro. Se vuelve hacia  su maestro y dice: Es un picnic. No espereis para  vivir. iVivid ahora!  Vuestra vida debe  ser verdadera en este minuto mismo. Entonces, itres  meses de vida es mucho! Podeis vivir cada  momenta de cada dia de una manera profunda tomando contacto  con las maravillas  de  Ia  vida.  Asi aprendeis  a  vivir  y, al mismo tiempo, a morir. La persona que no  saber morir no  sabe vivir,y viceversa. Hay que aprender a morir enseguida. Es una practica. ¿Estais preparados para  morir ahora?  Estais  dispuestos a  ordenar vuestro tiempo de tal manera  que podais morir esta tarde, en paz? Es un reto, pero  es Ia practica.  Sino el pesar os minara para siempre.  Para  no sufrir, para  no  lamentar, Ia unica solución es vivir  cada  minuto  que nos  es  dado  de  vida de  una  manera   profunda, eso  es todo. Para plantar cara a Ia inseguridad, Ia unica respuesta es vivir el momento presente de una manera intensa profundamente; entonces  no deplorareis nada. Es esto lo que escogió hacer ese joven: vivir cada  minuto  de su vida  de una manera  muy  profunda. El sintió las fuentes de su desesperanza  abandonarle y se restableció. Era un milagro. Estaba  condenado y vivio aun  quince años.  Yo le di  un nombre de  dharma: Chan Sinh – Vida Verdadera.  Antes, el no habia conocido  Ia  verdadera vida. Después, el conoció Ia  verdadera vida   porque  el estaba  ahi, en  cada momento de  Ia  vida  cotidiana. Thich Nhat Hanh,

Albert Camus, en su novela ‘EI Extranjero’, lo definió con el termino momento de conciencia.  El momento presente realmente vivido.

Thich Nhat Hanh, maestro Zen nacido en la región de Vietnam Central el 11 de Octubre de 1926, monje budista desde hace más de cuatro décadas y activista por la paz, nominado para el Premio Nobel por ese motivo.

thich-nhat-hanh copia

El propósito de la vida: El derecho a la felicidad

El propósito de la vida:  El derecho a la felicidad

«CREO QUE EL PROPÓSITO fundamental de nuestra vida es buscar la felicidad. Tanto si se tienen creencias religiosas como si no, si se cree en talo cual religión, todos buscamos algo mejor en la vida. Así pues, creo que el movimiento primordial de nuestra vida nos encamina en pos de la felicidad.»

Con estas palabras, pronunciadas ante numeroso público en Arizona, el Dalai Lama abordó el núcleo de su mensaje. Pero la afirmación de que el propósito de la vida es la felicidad me planteó una cuestión. Más tarde, cuando nos hallábamos a solas, le pregunté:

-¿Es usted feliz?

-Sí -me contestó y, tras una pausa, añadió-: .Sí…, definitiva mente. Había sinceridad en su voz, de eso no cabía duda, una sinceridad que se reflejaba en su expresión y en sus ojos. -Pero ¿es la felicidad un objetivo razonable para la mayoría de nosotros? -pregunté-. ¿Es realmente posible alcanzarla? -Sí. Estoy convencido de que se puede alcanzar la felicidad mediante el entrenamiento de la mente. Desde un nivel humano básico, he considerado la felicidad como un objetivo alcanzable, pero como psiquiatra me he sentido obligado por observaciones como la de Freud: «Uno se siente inclinado a pensar que la pretensión de que el hombre sea “feliz” no está incluida en el plan de la “Creación”….. Desde ese punto de vista la afirmación de que existía un camino claramente definido que conducía a la felicidad parecía bastante radical. Al contemplar retrospectivamente mis años de formación psiquiátrica, apenas recordaba haber escuchado mencionar la palabra «felicidad», ni siquiera como objetivo terapéutico. Naturalmente, se habla mucho de aliviar los síntomas de depresión o ansiedad del paciente, de resolver los conflictos internos o los problemas de relación, pero nunca con el objetivo expreso de alcanzar la felicidad. .

El concepto de felicidad siempre ha parecido estar mal definido en Occidente, siempre ha sido elusivo e inasible. «Feliz», en inglés, deriva de la palabra  Islandesa happ, que significa suerte o azar. Al parecer, este punto de vista sobre la naturaleza misteriosa de la felicidad está muy extendido., En los momentos de alegría que trae la vida, la felicidad parece llovida del cielo. Para mi mente occidental, no se trataba de algo que se pueda desarrollar y mantener dedicándose simple mente a «formar la mente».

Al plantear esta objeción, el Dalai Lama se apresuró a explicar: -Al decir «entrenamiento de la mente» en este contexto no me estoy refiriendo a la «mente» simplemente como una capacidad cognitiva o Intelecto. Utilizo el término más bien en el sentido de la palabra tibetana Sem, que tiene un significado mucho más amplio más cercano al de «psique» o «espíritu», y que Incluye intelecto y sentimiento, corazón y cerebro. Al imponer una cierta disciplina interna podemos experimentar una transformación de nuestra actitud de toda nuestra perspectiva y nuestro enfoque de la vida.

»Hablar de esta disciplina interna supone señalar muchos factores y quizá también tengamos que referirnos a muchos métodos. Pero, en términos generales, uno empieza por identificar aquellos factores que conducen a la felicidad y los que conducen al sufrimiento. Una vez hecho eso, es necesario eliminar gradualmente los factores que llevan al sufrimiento mediante el cultivo de los que llevan a la felicidad. Ése es el camino.

Dalai Lama – El Arte De La Felicidad

Todos estamos buscamos constantemente la felicidad

El mensaje de Buda es universal. Todos estamos buscamos constantemente la felicidad pero, de alguna manera, no somos capaces de encontrarla porque la buscamos de manera equivocada. Solo cuando comencemos a a preciar a los demás seres, la verdadera felicidad crecerá dentro de nosotros. Y, por tanto, la enseñanza fundamental del budismo es la compasión y la ética, combinadas con la sabiduría que conoce la naturaleza de la realidad. Las enseñanzas de Buda contienen todos los principios necesarios para eliminar el sufrimiento y hacer que la vida adquiera verdadero significado. Estas enseñanzas son verdaderamente esenciales para nuestro mundo convulso de hoy centrado casi exclusivamente en vendernos la formula FELICIDAD=DINERO/PODER/COMPRAR
Budismo y Meditacion Campo de Gibraltar
meditacion